Newsletter

El Times

Los secretos de los árboles

Gabón apuesta por los bosques, el cólera vuelve a Haití, Día de Acción de Gracias y más para el fin de semana.

En casa tenemos un pequeño olivo. Quiero decir: en una habitación soleada de mi departamento hay un olivo flaco y joven en una maceta.

No es la primera vez que tenemos un árbol en interiores. Hace un par de diciembres alquilamos un pino de Navidad que venía en una maceta. En enero, la empresa que nos lo rentó pasó a recogerlo para plantarlo en un bosque cercano a Ciudad de México. La idea resultaba reconfortante: disfrutar del árbol y luego devolverlo a la naturaleza.

En un planeta que se calienta, se deshiela y se incendia, los árboles son cruciales.

En grandes cantidades, como en los bosques tropicales, atrapan las emisiones de efecto invernadero. En los parques brindan sombra y solaz. Derribados son cuenco y cuchara, mesa, techo, balsa.

Recién plantados son un voto por el futuro.

ImageUn niño sostiene la foto de Georgy Shakuro, marinero ruso fallecido en Ucrania. El padre de Shakuro llora al mirar un árbol sembrado en memoria de su hijo en Sevastopol, Crimea
Credit...Associated Press

Algunos países se debaten entre preservar los bosques o explotarlos. En Brasil, la Amazonía ha sido talada para permitir la explotación ganadera y agrícola. En Congo, se está subastando una extensión de turberas tropicales para la exploración petrolera. En México, la construcción del Tren Maya ha supuesto arrasar árboles en medio de la selva.

Un país intenta un enfoque diferente. Gabón, uno de los productores petroleros más importantes de África, está lleno de árboles: 90 por ciento de su territorio está cubierto de bosques. Ahora, como escribe Dionne Searcey, es un gran laboratorio de conservación.

El gobierno comenzó a disminuir sus exportaciones de petróleo, prohibió la exportación de madera en bruto y favoreció una industria maderera local que ya emplea al siete por ciento de la mano de obra del país. También impuso restricciones severas —que limitan la tala a solo dos árboles por hectárea cada 25 años— para conservar su selva tropical. Los países con bosques observan de cerca el experimento.

Image

Hay otras razones menos evidentes para salvar a los árboles: en las últimas décadas, los científicos han descubierto que muchos forman parte de un sistema intrincado de cooperación biológica que, bajo tierra, une las raíces con otros organismos vivientes, específicamente los hongos.

(De hecho, tal vez recuerdes este gran reportaje sobre una expedición científica en Chile de hace unos meses, en el que informamos sobre los esfuerzos para conocer mejor estas redes).

Estos hallazgos sobre la interdependencia y la cooperación se han popularizado y ahora hay libros y series de televisión que promueven la idea de que los árboles se comunican entre ellos. Sin embargo, algunos expertos consideran que se ha exagerado y simplificado esta noción. Recomiendo mucho esta lectura que plantea el debate.

Image
Credit...Jennilee Marigomen

Si alguien te reenvió este correo, puedes hacer clic aquí para recibirlo tres veces por semana.



Image
Credit...Tony Cenicola/The New York Times

Esta versión del boletín El Times cumple tres años en noviembre. Y este fin de semana en Estados Unidos se celebra el Día de Acción de Gracias. La coincidencia de fechas es una magnífica excusa para agradecer a los lectores que nos siguen, nos alientan y nos desafían todos los días. Es un privilegio poder llegar a sus buzones y pasar un rato con ustedes por las mañanas varias veces por semana.

También agradezco a todos los colegas cuyo trabajo esforzado, amable e impecable hace posible este boletín.

¿Hay algo en concreto por lo que sientas gratitud en este momento? Participa en los comentarios y comparte tu agradecimiento (¡es bueno para la salud!).


Que tengas un fin de semana estupendo. Si te gustó este boletín, compártelo con tus amigos, colegas y seres queridos (y no tan queridos). Y por favor, cuéntanos qué te parece.