Centroamérica

¿Dónde está Daniel Ortega? El líder de Nicaragua no aparece en público

El gobierno nicaragüense ha promovido eventos públicos masivos, a pesar del coronavirus. Pero el propio presidente ha estado visiblemente ausente durante 25 días.

Daniel Ortega en febrero. Su ausencia de la vida pública ha despertado especulaciones que está en cuarentena.
Credit...Oswaldo Rivas/Reuters

Regístrate para recibir nuestro boletín con lo mejor de The New York Times.


Nicaragua, un caso atípico en la batalla contra el coronavirus, ha mantenido sus escuelas y tiendas abiertas y el bullicio de sus calles. Pero hay una persona que no ha sido vista en público desde que el mes pasado comenzó el brote en el país: el presidente.

Daniel Ortega, líder del gobierno socialista de la nación, ha estado visiblemente ausente del escrutinio público desde el 12 de marzo, cuando acudió a una reunión virtual. Faltó al velorio de un amigo, a actos oficiales e incluso a mítines promovidos por su gobierno.

Su ausencia ha provocado un meme en redes sociales. “Sé como Ortega: quédate en casa”, dice, una contradicción entre lo que el líder nicaragüense parece estar haciendo y lo que sus funcionarios recomiendan a la población.

Se cree que Ortega, de 74 años, sufre de enfermedades crónicas y se le conoce por pasar largos periodos fuera de la vista del público sin mayor explicación. Pero el momento y el hecho de que ni él ni ningún miembro de su familia acudió el fin de semana al funeral de Jacinto Suárez, aliado de Ortega de sus días de guerrillero, ha generado amplia especulación de que se encuentra en cuarentena.

Otros aventuran que el presidente podría estar tramando algo más.

Juan Sebastián Chamorro, director ejecutivo de Alianza Cívica, un grupo opositor, sugirió que su ausencia prolongada era una forma deliberada de manipular al pueblo.

“Creo que es en preparación para su reaparición gloriosa”, dijo Chamorro. “Lo ha hecho ya en el pasado. Va a resucitar en Pascua”.

Image
Credit...Jorge Torres/EPA vía Shutterstock

El gobierno no respondió a pedidos de comentario. El sábado, en su mensaje diario, la esposa de Ortega y vicepresidenta del país, Rosario Murillo, dijo que el presidente estaba “aquí, trabajando, dirigiendo, coordinando todos los esfuerzos”.

El gobierno asegura que en el país solo hay cuatro casos confirmados de la COVID-19 más una muerte.

Pero ha sido ampliamente criticado por su enfoque arrogante hacia la crisis de salud pública. Las escuelas del gobierno han permanecido abiertas, aunque esta semana y la siguiente cerrarán por Semana Santa. También las fronteras siguen abiertas.

En lugar de cancelar los grandes eventos, el gobierno los ha organizado y promovido. El sitio oficial de Nicaragua está lleno de referencias a ferias, marchas, procesiones religiosas e incluso a un festival gastronómico que se llevó a cabo el sábado.

A las escuelas privadas no se les concedió autorización oficial para suspender clases, a pesar de que el 98 por ciento de los niños se han quedado en casa, dijo un profesor en un colegio privado que pidió el anonimato, porque dar declaraciones con su nombre podría llevar a que lo arrestaran. Al final a las escuelas se les permitió llevar a cabo aprendizaje a distancia pero los padres acudían al colegio a recoger los materiales académicos, dijo.

La población, dijo, duda de las afirmaciones del gobierno de que el brote en Nicaragua está bajo control.

Frances Robles es corresponsal nacional e internacional con sede en Miami. Antes de unirse al Times en 2013, trabajó en el Miami Herald, donde cubrió Cuba. @FrancesRobles